lunes, 3 de diciembre de 2007

DOS EN UN MOTOR BALEARON UN AGENTE DNCD EN SU HOGAR


Por: Martin Gonzalez
Martingonzalez06@gmail.com


LA Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) informó hoy que uno de sus agentes está grave tras ser baleado anoche por dos hombres que atacaron a balazos su casa de la carretera de Mendoza, en Alma Rosa I, Santo Domingo Este.

Roberto Lebrón, portavoz de la Dirección de Drogas, dijo que el herido es José Antonio Hernández, del Departamento de Operaciones y Logística, y está grave en el Centro Médico Oriental.

Agregó que Hernández sufrió múltiples impactos de balas a manos de dos hombres que irrumpieron en su casa en una motocicleta.

Afirmó que Hernández fue baleado cuando trató de enfrentar la agresión de los dos desconocidos, a uno de los cuales logró herir.

Indicó que Hernández fue ingresado de urgencia en el Centro Médico Oriental, donde especialistas lo intervinieron quirúrgicamente.

“Los dos desconocidos, de acuerdo a la versión dada por el propio agente y sus familiares, llegaron a la vivienda y abrieron fuego contra el agente de la DNCD”, dijo Lebrón.

De la investigación del caso está encargado el Departamento de Investigaciones Criminales de la Policía.

Lebrón dijo que el agente herido logró herir a uno de sus agresores, que fue ayudado a escapar por su compañero.

La Dirección de Investigaciones Criminales, que dirige el general Rafael Oscar Bencosme Candelier, rastrea en clínicas y hospitales tratando de localizar al agresor herido.

Los médicos que atienden a Hernández informaron que fue necesario intervenirlo “debido a la gravedad de las heridas”, que le mantienen en la unidad de cuidados intensivos.

Son frecuentes los ataques que se producen contra miembros de la DNCD, muchas veces cuando se retiran a sus casas tras cumplir con sus jornadas de trabajo, y en ocasiones cuando están laborando en los barrios de la Capital, Santo Domingo Este, San Cristóbal, Santiago y San Francisco de Macorís, entre otras ciudades.

Esas agresiones provocaron al menos cuatro muertes en la primera mitad de 2006 y lo que va de 2007, mientras decenas han sido heridos.

“Ha sido necesario -agregó Lebrón- tomar medidas para evitar que nuestro personal sea blanco de los delincuentes que están involucrados en el negocio de las drogas”.
Hace dos semanas dos agentes de la DNCD fueron muertos a tiros en San Francisco de Macorís.