martes, 18 de diciembre de 2007

SE FUGA Y DEJA NOTA DE AGRADECIMIENTO

Por: Martin Gonzalez
Martingonzalez06@gmail.com

MANUEL E. AVENDAÑO/EDLP
CONDADO UNION, N.J.
— Un prisionero hispano que se fugó este fin de semana de la Cárcel del Condado Union, dejó una nota de agradecimiento dirigida a uno de sus carceleros en la que incluso le envió un saludo navideño, según detallaron ayer las autoridades.

El fiscal Theodore J. Romankow, del Condado Union, dijo ayer en conferencia de prensa que el recluso José Espinosa, de 20 años de edad, protagonizó junto con otro reo –Otis Blunt- una “fuga de película” en la que tuvieron que retirar dos bloques de cemento de sus celdas y luego saltar una altura de 15 pies y escalar un valla alambrada de 25 pies que los llevó a la libertad.

“Gracias oficial… por las herreamientas necesitadas. Usted es un amigo verdadero. Felices fiestas”, escribió Espinosa en una nota dejada en su celda antes de escapar.

Tanto Espinosa como Blunt son convictos por crímenes violentos y hasta ayer no habían sido ubicados. Las autoridades anunciaron una recompensa de $6,000 por cada uno a quien ofrezca información que lleve a su captura.

Recientemente, Espinosa –un declarado miembro de la pandilla Bloods- se declaró culpable de homicidio agravado en segundo grado, por un tiroteo ocurrido en agosto del 2005, mientras que Blunt estaba a la espera de un juicio por robo y cargos de posesión de armas, ambas acusaciones vinculadas a un tiroteo ocurrido contra el administrador de una tienda en el 2005, según dijeron las autoridades.

La fuga fue descubierta la tarde del sábado, alrededor de las 5:15 cuando un carcelero los llamó para la cena, según informó el fiscal. En ese momento, probablemente, ambos ya llevaban varias horas prófugos.

Los reos habían dejado en sus camas unos muñecos hechos con toallas, almohadas y sábanas y habían tapado los huecos por los que se introdujeron con fotos de mujeres en bikini.

Romankow aseguró que la investigación que se lleva a cabo determinará si Espinosa y Blunt realmente recibieron ayuda de algún agente de prisiones.

Los dos reos usaron una pieza de alambre de ocho pulgadas para retirar dos bloques de 8 por 16 pulgadas. Uno de los bloques se encontraba en la pared que unía las celdas de Espinosa y Blunt, el segundo estaba en la pared que se comunicaba con el exterior, según indicó el fiscal.

Los prisioneros usaron también una manija de 10 libras -como especie de martillo- para empujar los bloques. Según Romankow, la pieza habría sido robada de un armario de la prisión, pero no se tenía claro aún de dónde obtuvieron el alambre.

El fiscal no indicó cuánto tiempo les tomó a ambos retirar los bloques, pero dijo que escondían los residuos en una pequeña bolsa de plástico que se les da a cada recluso.

Según las investigaciones, Blunt se metió a través del hueco hacia la celda de Espinosa y de allí salieron por el otro hueco para saltar hacia un techo ubicado 35 pies más abajo. Luego escalaron un enrejado de 25 pies para llegar finalmente a la calle.