martes, 26 de febrero de 2008

BALLA VODA ESTA!!!

Por: Martin Gonzalez
Alrededor de 3.000 invitados asistieron al matrimonio, al estilo Hindú, de Manu y Jhumur, dos monos en el este de India.

Jhumuri, la "novia", estaba vestida con un sari rojo de cinco metros de largo y adornado con flores.

Por su parte, el "novio" llamado Manu, un mono de tres años de edad, fue llevado en procesión al templo ante la mirada de cientos de perplejos espectadores.

Hubo música, bailes y juegos artificiales.

La ceremonia se celebró en el pueblo de Ghanteswara en el estado de Orissa.
Los invitados degustaron de un banquete de arroz, lentejas, vegetales, pescados y dulces.

Los monos son venerados como ídolos en la mitología hindú. Pero, la parejas que organizaron la boda de los simios dijo que los quieren como mascotas.

Experiencia única
Las mujeres le dieron la bienvenida al novio con alegría y sincronizaron alaridos típicos en las bodas hindúes, mientras los sacerdotes entonaron cantos sacros.

"Fue una experiencia única para mí. Es la primera vez que conduzco un matrimonio entre dos animales. Pero, seguí todos los rituales por los que me rijo al celebrar matrimonios de personas", dijo Daitari Dash.

"Me siento como si mi hija se estuviera casando. No puedo pensar que ella no estará con nosotros nunca más"
Mamina, dueña de la mona

Las mujeres prepararon a la mona, llamada Jhumuri, como si fuera una novia humana, cubriéndola con un sari rojo y untándole sándalo.

Los invitados llevaron regalos para los recién casados. Entre los presentes hubo un collar de oro para la novia, que fue donado por un empresario local.

"Me siento como si mi hija se estuviera casando. No puedo pensar que ella no estará con nosotros nunca más", dijo Mamina, la mujer que ha estado cuidando la novia.

Liberados
Mamina ha tenido a Jhumuri desde que su esposo halló al animal en un templo local.
Manu fue encontrado en un huerto de mango en el pueblo por una pareja que lo tuvo como su mascota.

Los dos monos, que estaban encadenados antes del matrimonio, fueron dejados en libertad por sus dueños.

Mitrabhanu Dutta, un habitante de Ghanteswara, dijo que el evento fue "una buena manera de liberar a los monos".