martes, 27 de mayo de 2008

COLECTIVA MUJER Y SALUD PREOCUPADA POR VIOLENCIA

Por: Martin Gonzalez
Martingonzalez06@gmail.com
sacado de 7dias.com.do

Con motivo de la celebración, este miércoles 28 de mayo, del Día Internacional por la Salud de la Mujer, la Colectiva Mujer y Salud emitió el documento “reflexiones por la salud de la mujer dominicana”, que aborda la problemática desde distintas perspectivas.

SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- La Colectiva Mujer y Salud citó la violencia doméstica, económica y la que estaría ejerciendo una parte de la sociedad que insiste en circunscribir su rol a la reproducción humana, como las principales dificultades que afecta al sexo femenino en el país.

Con motivo de la celebración, este miércoles 28 de mayo, del Día Internacional por la Salud de la Mujer, la Colectiva Mujer y Salud emitió el documento “reflexiones por la salud de la mujer dominicana”, que aborda la problemática desde distintas perspectivas.

Considera que los prejuicios de la sociedad dominicana estigmatizan a la mujer y coloca sobre sus hombres la mayor carga familiar, lo que ha dado como resultado que en los últimos 20 años la jefatura femenina en los hogares dominicanos haya aumentado en un 13.3 por ciento.

Expresa que la realidad no es exclusiva de la República Dominicana, ya que en América Latina al menos uno de cada cinco de los hogares de zona urbana es dirigido por mujeres, lo que representa entre un 20 y un 30 por ciento de los hogares en Sur y Centroamérica; lo que es distinto en el Caribe, donde más del 35.3 por ciento de los hogares están bajo la responsabilidad de las mujeres.

En República Dominicana, el censo del 2002 revela que el 48 por ciento de las jefas de hogar se dedican a la actividad laboral para sostener económicamente a sus familias. “En la mayor parte de los casos, recibiendo salarios más bajos que los hombres”, resalta.

La organización aboga porque sea reconocida esta realidad socioeconómica de las mujeres y sus repercusiones negativas que en términos de su salud física y emocional.

Destaca también que las féminas son víctima de la mala calidad de las atenciones en los hospitales públicos, lo que se constituye en una de las principales causas de muerte de mujeres embarazadas o parturientas, tanto así que de las 87 muertes maternas que se registraron en el 2007, unas 39 fueron por la deficiencia en los servicios.

Así mismo, considera que la violencia que sufren las mujeres por parte de sus parejas o familiares directos, debe ser vista como un mal social que el Estado debe enfrentar enérgicamente, especialmente cuando los casos de “feminicidios” anualmente dejan más de 300 niños y niñas huérfanos.

Considera que las mujeres son igualmente las que más sufren la violencia económica que les imponen los padres de sus hijos, limitando seriamente su desarrollo al tener que duplicar esfuerzos para mantener a su prole y en muchos casos, obligándolas a emigrar a otras naciones con el objetivo de trabajar y enviar el dinero para la manutención de los mismos.