miércoles, 14 de noviembre de 2007

ALUMNOS EXIGEN DESALOJO ESCUELAS



Pegado Por Mrtin Gonzalez.
Martingonzalez06@gmail.com



POR TEOFILO BONILLA
EL NACIONAL

Los estudiantes del liceo “Las Américas”, de Manoguayabo, conformaron un comité para presionar a las autoridades para que desalojen a los damnificados de la tormenta Noel refugiados allí para que sea reiniciada la docencia.

El estudiante Luis Rafael Guzmán dijo, hablando a nombre de sus compañeros, que iniciarán protestas similares a la realizada ayer por los estudiantes del liceo Ramón Emilio Jiménez, de Los Mina, que condujo a que las autoridades de Educación acordaran con los damnificados el desalojo plantel.

También en el liceo Las Américas se observó que varios niños están afectados de fiebre, diarrea y vómitos. Igualmente, menores y adultos, incluidos militares, están afectados de conjuntivitis a causa del hacinamiento que impera en el plantel.

El estudiante Guzmán expresó que ya están cansados de esperar el reinicio de la docencia. “Estamos en cuarto de bachillerato y las autoridades han refugiado a estas personas en el liceo y no les han buscado otro lugar para alojarlos, mientras estamos perdiendo clases”.

Añadió a seguidas que “formamos un comité para, de una manera u otra, sacar a estas personas, pues está bueno para perder clases”.

El vocero de los estudiantes llamó al Gobierno y a la Secretaría de Educación a buscarle solución al problema, porque los alumnos del plantel no están dispuestos a perder un día más de docencia.

Mientras tanto, Joselyn González, coordinadora de los refugiados del liceo de Manoguayabo, informó que además de que cooperan con la limpieza, el hacinamiento está produciendo enfermedades, “y esta situación es lo que hará que negociemos con las autoridades y abandonemos rápido este lugar”.

Dijo que en el plantel se han producido riñas con armas blancas debido a que entre los refugiados hay personas que son delincuentes. Sin embargo, no identificó a quienes protagonizaron las riñas ni a los que tienen problemas de conducta y con las autoridades.

En el liceo Las Américas hay recluidas 194 personas, entre ellas algunas que perdieron sus viviendas y ajuares en los sectores Juan Guzmán, Bayona, El Control y Hato Nuevo.

Manuel Aquino, Francisco Humberto Barías Féliz y Julio Sosa, voceros de los refugiados recluidos en el liceo Las Américas, dijeron en se irían a otro lugar pero luego de que una comisión de ellos junto a las autoridades y los periodistas vean las tierras donde se les va a construir las viviendas.

“Nosotros no queremos dinero para luego quedarnos en el aire. Nuestras casas se las llevó el río. De aquí sólo nos vamos con garantía a un refugio seguro luego de ver los terrenos donde se construirán nuestras futuras casas”, aseguró Aquino.

La directora regente María Lourdes Anellis dijo que las autoridades del plantel están recibiendo presiones de los padres y los estudiantes para que saquen a los damnificados y se reinicien las clases.

En tanto, Julio Sosa, vocero de los damnificados de la escuela de Hato Nuevo, denunció que producto del hacinamiento, ya que en una sola aula hay alojadas 24 familias, se han producido enfermedades en los niños.

En Los Mina

Ayer, luego de un enfrentamiento a pedradas entre estudiantes y 354 damnificados de la tormenta Noel de los sectores La Barquita y Ribera del Ozama alojados en el liceo Ramón Emilio Jiménez, de Los Mina, se logró que los refugiados abandonaran el plantel.

Las autoridades entregaron a cada familia una contribución de 15 mil pesos para que alquilen viviendas durante tres meses y bajo la promesa de que les amueblarán sus casas.

La directora del plantel, licenciada Criselda Sánchez, dijo que los damnificados se llevaron varias persianas de metal que estaban en un depósito, dejaron en las aulas la ropa que les donaron, realizaron sus necesidades fisiológicas fuera de los baños.

Francisco Marte, residente en La Barquita, padre de tres hijos y quien estuvo alojado en el liceo, dijo que anoche firmó un vale en un colmado porque no pudo canjear el cheque, pero aseguró que ya alquiló una vivienda por tres meses y que las autoridades le amueblará la vivienda donde reside.

Profesores y empleados del liceo calificaron a muchos de los damnificados que estuvieron allí como “vivos” y “delincuentes” que trataban de sacarle beneficio al Gobierno .